Cette fiche a été rédigée dans le cadre du projet d’Atlas encyclopédique des Petites Iles de Méditerranée, porté par le Conservatoire du Littoral, l’Initiative PIM, et leurs nombreux partenaires.
This sheet has been written as part of the encyclopedic Atlas of the Small Mediterranean Islands project, carried out by the Conservatoire du Littoral, the PIM Initiative and their numerous partners.
(https://pimatlas.org)

ISLA

Cluster : Golfo Vera Sur

Subcuenca : ESPAÑA

Los Terreros

Autores :

Juan C. NEVADO, Mariano PARACUELLOS, Emilio GONZÁLEZ-MIRAS & Miguel A. GÓMEZ DE DIOS

Fecha de creación : 31/12/17

los_tereros
Los_terreros2
Ayuntamiento Pulpi
Archipiélago
Superficie (ha) 0.9840
Lineal costero (metros) 310
Distancia a la costa (Millas Náuticas) 0.39200
Altitud máxima (metros) 27
Coordenadas geográficas Latitud 37,347422
Longitud -1,652122
Propiedad  

 

Organismo gestor Direccion General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar- Ministerio de Agricultura, Alimentacion y de Medio Ambiente
Figura de protección nacional
internacional Lugar de Interés Comunitario, 2016

ZEC Marine


Descripción general


La Isla de Los Terreros, es de naturaleza volcánica y tiene su génesis, al igual que la cercana Isla Negra, en el vulcanismo Neógeno del SE de la Península Ibérica que se extiende desde el Cabo de Gata hasta la Manga del Mar Menor. Ambos enclaves están separados por una distancia de 1.280 m y se localizan en el extremo este del litoral andaluz (en el límite con la Comunidad Autónoma de Murcia), donde se extiende un paisaje de asombrosa belleza que incorpora en su entorno un complejo litoral de extraordinario valor paisajístico, en el que se mezclan singulares calas, playas y acantilados (Castro et al., 2003). La Isla de Los Terreros, la más alejada de las dos, está separada de la costa por una distancia de 705 m, tiene una superficie de 9.840 m2 y una altura máxima de 27 m.

Los fondos marinos que rodean estas islas están caracterizados por la presencia de extensas praderas de fanerógamas marinas (Posidonia oceánica y Cymodocea nodosa). Los fondos rocosos someros que bordean las islas están recubiertos fundamentalmente por comunidades de algas fotófilas, mientras que a más profundidad (a partir de los 10-15 m) dominan las praderas de P. oceanica, principalmente sobre fondos blandos. En estos rodales donde predominan los sedimentos, en ocasiones existen pequeñas piedras o afloran algunas lastras rocosas que permiten el asentamiento de algas, como distintas especies del genero Cystoseira.

Estado de conocimiento


 

Medio terrestre : Desde 1995 se viene realizando en la Isla de Los Terreros un seguimiento anual de las colonias de cría de ardeidas y aves marinas (CMAOT, 2015): pardelas cenicientas (Calonectris borealis y Calonectris diomedea), Paíño europeo (Hydrobates pelagicus), Garceta común (Egretta garzetta) y Garcilla bueyera (Bubulcus ibis). Durante abril de 2015 la iniciativa PIM coordinó una expedición multidisciplinar donde se muestrearon tanto la composición florística (Pavón et al., 2015), como faunística de invertebrados y vertebrados de la isla.

 

Medio marino : Son pocos los estudios realizados de los fondos marinos, estos se reducen a la cartografia bionómica realizada por el Ministerio de Medio Ambiente (2008) y al seguimiento periodico que, desde 2004 hasta la fecha, realiza la Consejeria de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucia.

Valores relevantes


En el litoral próximo a la isla existen valores de claro interés etnográfico, como es el caso de los Cocederos de esparto, hoy abandonados pero que en un pasado no muy lejano poseyeron importancia económica en la zona. En ellos se dejaban macerar las plantas de esparto en el agua marina salobre y caliente. Las características de un agua de mar más salada y caliente de lo normal, se conseguía habilitando unos pequeños recintos a modo de “corrales” construidos en la roca, con el fin de que el agua de mar que entraba por las mareas fuera calentada por el efecto del sol. Frente a estos cocederos se encuentran los típicos terreros, viviendas trogloditas escavadas en las paredes de arenisca en los acantilados, las cuales servían de refugio para las personas que se ganaban la vida con esta actividad.

Desde un punto de vista histórico, cabe destacar el emplazamiento en el litoral de Pulpí frente a estas dos islas, en el borde de los acantilados, de dos edificios militares de diferentes épocas. Por un lado la Torre de los Terreros Blancos de estilo Renacentista proyectada por Juan Bautista Antonelli, ingeniero italiano al servicio de Felipe II, y construida durante la segunda mitad del siglo XVI por Pedro de Aranda. Y por otro lado, sobre ella y tras ser destruida, se edificaría entre 1759 y 1764 un segundo edificio militar dedicado a la defensa del litoral que aún se conserva hoy en día: la Batería de San Juan de Los Terreros. No hay vestigios de ocupación en la isla.

Geológicos: De naturaleza volcánica, sus rocas se originan en el Neógeno (Terciario), es decir, hace unos 15 a 5 millones de años, mostrando un vulcanismo calco-alcalino, bordes tectónicos activos. Está formada por materiales conglomerados calcáreos, margas y calizas arrecifales, todo bastante transformado como consecuencia de la erosión marina, que actuá sobre la primitiva morfología volcánica.

Biodiversidad terrestre: El inventario de flora realizado en 2015 permitió (Tabla 1), debido a unas fechas más primaverales, actualizar el anteriormente realizado en junio de 1993 y constatar la extinción de la Chumbera (Opuntia ficus-indica) y la aparición de una planta exótica (Atriplex semibaccata).

 

Tabla 1. Inventarios de Flora de la Isla de Terreros.

Especie 13JUN1993  

29ABR2015

 

Amaranthus viridis   X
Atriplex semibaccata   X
Chenopodium opulifolium   X
Chenopodium murale X X
Erodium chium X X
Hordeum murinum subsp. leporinum X  
Lycium intricatum X X
Malva durieui X X
Mesembryanthemum nodiflorum X X
Opuntia ficus-indica X  
Patellifolia patellaris X X
Periploca angustifolia X  
Salsola oppositifolia X X
Sisymbrium irio   X
Solanum nigrum X  
Sonchus tenerrimus var. dianae X X
Umbilicus gaditanus X X
Número de especies 13 13

 

En la Isla de Los Terreros anidan especies de aves marinas de gran interés de conservación, algunas de las cuales se encuentran en franca regresión en el Mediterráneo (Paracuellos & Nevado, 2003; CMAOT, 2015). Aquí se reproduce la especie atlántica de pardela cenicienta (Calonectris borealis) con una estima menor a 10 parejas, lo cual tiene un elevado interés, pues se trata del único punto de toda Andalucía donde lo hace. Ésta, además, es una situación especial, pues la cría de esta especie en el Mediterráneo es testimonial, dándose el caso de Los Terreros como de los pocos donde en este mar lo hace (Martínez-Abraín et al., 2002; Gómez-Díaz et al., 2006). No obstante, mediante el trabajo de campo del Proyecto para el Estudio y Reducción de las Capturas Accidentales de Aves Marinas en los Palangreros del Levante Español (Fundación Biodiversidad, Universidad de Barcelona), durante 2014 fueron capturados ejemplares de pardela y su identificación taxonómica aportó indicios de que una de las parejas reproductoras en Terreros podría pertenecer a la especie mediterránea (Calonectris diomedea) (E. Miquel, J. González-Solís, com. pers.), por tanto también única en Andalucía. Al margen de ello, la isla presenta un gran interés por constituirse, una vez más, como la única localidad andaluza donde cría el paíño europeo (Hydrobates pelagicus), con una colonia compuesta por, al menos, unas 10 parejas estimadas. Otra de las especies de alto interés de conservación que suele reproducirse algunos años en Terreros es el cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis desmarestii) que, si bien suele hacerlo con una única pareja, éste es de los pocos sitios de Andalucía donde lo hace. Aquí también nidifica una de las poblaciones más importantes de garceta común (Egretta garzetta) de Almería, con hasta 40 parejas en algunos años, si bien su población parece ir en declive. Junto con la especie anterior se reproduce la garcilla bueyera (Bubulcus ibis), la cual, si bien llegó a superar las 250 parejas en la colonia, durante los últimos años parece avocada a un equivalente declive en número de efectivos en la isla. Para completar el conjunto de aves marinas coloniales también se encuentra la gaviota patiamarilla (Larus michahellis), la cual además de nidificar en Isla de Los Terreros también lo hace en Isla Negra, con un total usual de entre 100 a 200 parejas por año. Ya entre las especies eminentemente terrestres, es de interés citar que en Terreros se reproduce habitualmente el Halcón peregrino (Falco peregrinus), junto a otras especies más comunes como los vencejos común (Apus apus) y pálido (Apus pallidus), el estornino negro (Sturnus unicolor) y la paloma doméstica (Columba livia domestica). El conjunto ornítico se completa con otras aves marinas o costeras, normalmente de paso, reposando o divagantes,  que pueden observarse en el islote o sus proximidades, como son, usualmente, el cormorán grande (Phalacrocorax carbo), el alcatraz atlántico (Morus bassanus), la gaviota reidora (Larus ridibundus), la gaviota sombría (Larus fuscus), la gaviota de Audouin (Larus audouinii), el charrán patinegro (Thalasseus sandvicensis), el andarríos chico (Actitis hypoleucos) o el martín pescador (Alcedo atthis). Por último, otras aves terrestres que pueden utilizar la isla como zona de caza (lo cual ha sido constatado para el búho real Bubo bubo), así como área de alimentación y sedimentación para diversas especies como el mosquitero común (Phylloscopus collybita), verderón común (Chloris chloris), colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros), varias collalbas (Oenanthe sp.), grajilla occidental (Corvus monedula) y un largo etcétera.

Entre los herpetos tan solo se ha podido confirmar en la Isla de Los Terreros la presencia de la salamanquesa común (Tarentola mauritanica). No hay ninguna evidencia de mamíferos terrestres en la isla, aunque se han detectado quirópteros que no han podido ser identificados.

Los invertebrados suelen ser el grupo taxonómico más amplio de las islas. Si  bien el estado de conocimiento de este conjunto en la isla de Los Terreros hasta el momento era prácticamente inexistente, tras los muestreos realizados en abril de 2015 se ha podido contabilizar un número importante de especies. De un modo provisional, podríamos cuantificar en torno a 55 taxones de invertebrados terrestres identificados en esta isla, que no en vano podrían aumentar teniendo en cuenta que aún un importante número de especimenes se encuentran en estudio. Los moluscos son escasos tanto en especies como en población, siendo los artrópodos el filo mejor representado. En cualquier caso, los muestreos limitados solamente a una mañana por isla, únicamente han permitido realizar la primera aproximación a la fauna de invertebrados del complejo insular. Los muestreos nocturnos hubieran arrojado probablemente una mayor cantidad de especies, hecho constatado por Español (1958) en las Islas Columbretes. Los crustáceos isópodos, con al menos tres especies, se encuentran relativamente bien representados. El orden más numeroso en especies es el de los coleópteros, especialmente de la familia de los tenebriónidos, aunque las poblaciones más abundantes corresponden a los dípteros, probablemente beneficiados por la cantidad de desechos que generan la colonia de gaviota patiamarilla y el rompiente de las olas. Tal es la influencia de estos vertebrados en el medio que algunas especies de invertebrados se encuentran allí gracias a la presencia de ellas, como la garrapata argásida (Ornithodoros capensis Neumann, 1901), o algunos dípteros que acuden a los cadáveres de estas aves y a los restos de carroña que ellas esparcen (Aguirre, 2006), como Sarcophaga (Liopygia) argyrostoma (Robineau-Desvoidy, 1830). Existen diversos grupos de depredadores, arañas, geofilimorfos, escolopéndridos, cleroideos, coccinélidos, estafilínidos, forficúlidos, sírfidos, antocóridos, algunos parasitoides como los ichneumónidos y los bracónidos, artrópodos sociales como los formícidos o los áfidos, y especies migradoras como Vanessa cardui (Linnaeus, 1758), o simplemente capaces de desplazarse largas distancias [Hyles livornica (Esper, 1780), Heliothis peltigera (Denis & Schiffermüller, 1775), Eupeodes corollae (Fabricius, 1794)], y otras ápteras o con dificultades para realizar vuelos largos que no pueden haber llegado a las islas por medios propios (algunos coleópteros y heterópteros, isópodos, etc.). Todas ellas aprovechan algunos de los recursos que brindan la isla, el tipo de vegetación, los restos orgánicos, las grietas húmedas, las charcas salinizadas, las aves marinas, etc. Se han observado varias especies con cierta singularidad, ya sea por su rareza, como por el extraño hábitat que han colonizado, por ejemplo Cryptocephalus (Cryptocephalus) espanoli Burlini, 1965 (crisomélido con apenas tres o cuatro registros en la Península Ibérica), Aphaenogaster iberica Emery, 1908 (hormiga común en la zona continental, pero que en la Isla de Los Terreros presenta algunos caracteres morfológicos particulares que habría que estudiar con mayor detenimiento), o los dípteros Trixoscelis flagellata Carles-Tolrá and Ventura, 2001 (especie de reciente descripción solo conocida de las islas de Mallorca y Menorca) y Trixoscelis similis Hackman, 1970 (especie europea poco frecuente) (Carles-Tolrá & Gómez de Dios, 2016). 

 

Biodiversidad marina : 

Las comunidades vegetales marinas, están representadas por un amplio abanico de especies que se reparten por los alrededores de la isla y a diferentes profundidades. Asi en el entorno de la isla aparecen las siguientes biocenosis :

– Biocenosis del mesolitoral superior de sustrato duro (RMS), facies de Nemalio-Rissoelletum verruculosae.

– Biocenosis del mesolitoral superior de sustrato duro (RMS), facies de Chthamaletum stellati.

– Biocenosis fotófilas de la roca infralitoral superior en calmo, facies de Sargassum (RIPC/s): Sargassetum vulgaris.

– Biocenosis de arenas infralitorales mal calibradas (SIMC).

– Biocenosis de la franja mesolitoral inferior de sustrato duro (RMI).

– Biocenosis de la franja mesolitoral inferior de sustrato duro (RMI), facies de Dendropoma petraeum.

– Biocenosis de la franja mesolitoral inferior de sustrato duro (RMI), facies de Ralfsia verrucosa.

– Biocenosis de Posidonia oceanica.

– Biocenosis del coralígeno (C). 

Amenazas


Medio terrestre : 

Contaminación : Durante los meses de verano, coincidiendo con la cría de muchas de las especies de aves marinas coloniales amenazadas allí existentes, se produce un cierto aporte de plásticos y residuos por parte de pescadores y turistas. La nitrificacion del suelo por las deyecciones de las colonias de aves marinas y garzas que se asienta en la isla puede ser un factor desencadenante de la desaparicion de algunas especies de plantas.

Especies invasoras : La chumbera, si bien hasta hace pocos años era abundante en Terreros, a día de hoy se puede dar casi por extinguida en la isla a causa de las garzas y aves marinas que crían en su entorno y sobre ella. Atriplex semibaccata es una especie vegetal invasora detectada en 2015.

 

Medio marino :

Contaminación : Terreros no posee población ni asentamiento humano que genere vertidos en su entorno. El vertido mas cercano se encuentra a 1,2 km al Oeste (emisario de San Juan de los Terreros), situado a 12 m de profundidad.

Sobrefrecuentación : Facilidad de acceso tanto por parte de los pescadores deportivos como de los buceadores. Varios centros de buceo desarrollan su actividad en su entorno.

Especies Invasoras : Aunque la zona tiene un estado general de conservación muy bueno, los fondos marinos que rodean la isla están parcialmente invadidos por el alga exótica Caulerpa cylindracea. Esta especie de alga invasora se detecto por primera vez en Andalucía en el año 2008, en la zona sureste de la isla de Los Terreros (a 17 m de profundidad), y desde entonces se ha ido extendiendo de forma considerable. Así, en 2011 se comprobó que la extensión que ocupaba C. cylindracea en los fondos cercanos a la isla era mucho mayor a la estimada previamente. Actualmente se observa desde los 3 m hasta los 30 m de profundidad. Desde 2011 se hace un seguimiento de la especie y aunque se ha localizado en nuevas zonas dentro de la provincia, en las parcelas de seguimiento parece que las manchas se mantienen estables.

El alga roja Lophocladia lallemandii se citó por primera vez para la península Ibérica por Soto y Conde (1989) en Almería, en Agua Amarga (Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar). Desde entonces no se había observado en las costas andaluzas. En 2012 se localizó la especie de forma abundante en la localidad de Cocedores (término municipal de Pulpí ), y se ha observado de forma puntual en la isla de Los Terreros.

Garreo de anclas : La afluencia de barcos de recreo ejerce una gran presión para la conservación de los fondos. Por tal motivo se han instalado tres boyas de fondeo en los puntos de interés del entorno de la isla de Los Terreros para la práctica del buceo, con el objeto de evitar el fondeo directo sobre las praderas de posidonia.

Gestión y conservación


 

Investigador en la Isla de Terreros

Las Islas de Los Terreros e Isla Negra se declararon Monumento Natural tras la aprobación del Decreto 226/2001, de 2 de octubre (BOJA número 135, de 22/11/2001). En la XII reunión de las partes contratantes del convenio de Barcelona celebrada en la ciudad de Mónaco en 2001, se apruebó la declaración de las 12 primeras ZEPIM, entre las que están los Fondos Marinos del Levante Almeriense. Además se encuentra declarado como Zona de Especial Conservación tros la aprobación de la Orden AAA/1366/2016 de 4 de agosto, por la que se declaran zonas especiales de conservación de lugares de importancia comunitaria de la Región Marina Mediterránea de la Red Natura 2000, se aprueban sus correspondientes medidas de conservación y se propone la ampliación de los límites geográficos de dos lugares de importancia comunitaria (BOE de 11 de Agosto de 2016).

No se permite la visita a la parte terrestre si no es con fines didácticos o científicos. Tampoco está permitida la pesca, captura o recogida de las especies de fauna y flora. El buceo recreativo está permitido con autorización previa y el fondeo está regulado a través de la instalación de boyas.

Las colonias de aves marinas de Los Terreros están además protegidas por el Decreto 23/2012, de 14 de febrero, por el que se regula la conservación y el uso sostenible de la flora y la fauna silvestres y sus hábitats (BOJA, 60, de 27 de marzo de 2012); la pardela cenicienta mediterránea y el cormorán moñudo se encuentran catalogadas como “vulnerables”, además, incluyéndose la pardela cenicienta atlántica, el paíño europeo, la garceta común, la garcilla bueyera, el halcón peregrino, así como los vencejos pálido y común, como especies “en régimen de protección especial”. Por último, las pardelas cenicientas, el paíño europeo, el cormorán moñudo, la garceta común y el halcón peregrino se encuentran catalogadas en el Anexo I de la directiva 79/409/CEE relativa a la conservación de las aves silvestres (objeto de medidas de conservación especiales en cuanto a su hábitats, con el fin de asegurar su supervivencia y reproducción en su área de distribución).

 

Estrategia de gestión : Es necesario planificar el estudio en profundidad del entorno respecto a la fauna invertebrada de las islas y su relación con el ecosistema. Para ello se deben planificar acciones poco agresivas pero que obtengan resultados suficientes para poder valorar el estado de conservación en el tiempo.

Bibliografía básica de consulta


  1. Carles-Tolra, M. & Gómez de Dios, M. A. (2016). Algunos dípteros capturas en las pequeñas islas almerienses del Mediterráneo (España: Almería) (Insecta: Diptera). Boletín de la Sociedad Entomológica Aragonesa (S.E.A.), 58: 153–156.
  2. CMAOT (2015). Programa de Emergencias, Control Epidemiológico y Seguimiento de Fauna Silvestre. Reproducción de aves acuáticas y terrestres 2015. Provincia de Almería. Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio (Junta de Andalucía). Inédito.
  3. Español, F. (1958). Contribución al conocimiento de los artrópodos y moluscos terrestres de las Islas Columbretes. Miscelánea Zoológica, 1 (1): 3-38.
  4. Castro, H. y otros (2003). Monumentos Naturales de Andalucía. RENPA, Consejería de Medio Ambiente (Junta de Andalucía). Sevilla.
  5. Pavón, D.; Paracuellos, M.; Thévenet, M.; Lahora, A. y Mota, J. F. (2015). Flora amenazada de los islotes costeros de Almería (España). VIII Congreso de Biología de la Conservación de Plantas. Sociedad Española de Biología de la Conservación de Plantas, Sociedad de Ciencias Aranzadi. Vitoria-Gasteiz.
  6. Gómez-Díaz, E.; González-Solís, J.; Peinado, M. A. y Page, R. D. M. (2006). Phylogeography of the Calonectris shearwaters using molecular and morphometric data. Molecular Phylogenetics and Evolution, 41: 322–332.
  7. Martínez-Abraín, A.; Sánchez, A. y Oro, D. (2002). Atlantic Cory’s shearwater breeding in a colony of Mediterranean Cory’s shearwaters. Waterbirds, 25: 221–224.
  8. Ministerio de Medio Ambiente (2008). Estudio Ecocartografico del Litoral de las Provincias de Granada, Almeria y Malaga.
  9. Paracuellos, M. & Nevado, J. C. (2003). Nesting seabirds in SE Spain: distribution, numbers and trends in the province of Almería. Scientia Marina, 67: 125-128.
  10. Soto, J. & Conde, F.; 1989. Catálogo florístico de las algas bentónicas marinas del litoral de Almería (Sureste de España). Botanica Complutensis, 15: 61-83.
Print Friendly, PDF & Email